Fetasa. Expertos en pavimentos, revestimientos y restauración
Restauración monumental. aplicaciones para piedra, mármol, madera, hormigón, etc.
Revestimientos de suelos deportivos. Rehabilitación de pistas.
Revestimientos de suelos de parking. Formulaciones sintéticas para garajes.
Fetasa. Expertos en pavimentos, revestimientos y restauración
Fetasa
Expertos en pavimentos,
revestimientos y restauración.
Restauración monumental. aplicaciones para piedra, mármol, madera, hormigón, etc.
Restauración
monumental

Aplicaciones para piedra,
mármol, madera, hormigón, etc.
Revestimientos de suelos deportivos. Rehabilitación de pistas.
Revestimientos de
suelos deportivos

Rehabilitación de pistas.

Revestimientos de suelos de parking. Formulaciones sintéticas para garajes.
Revestimientos de
suelos de parking

Formulaciones sintéticas
para garajes.
previous arrow
next arrow

¿Qué aspecto puede influir negativamente en el hormigón?

¿Qué aspecto puede influir negativamente en el hormigón?

23rd julio, 2019

Aunque desde Fetasa hemos hablado en diferentes ocasiones de las propiedades del hormigón como material de construcción, destacando su dureza, debemos saber que las estructuras, pavimentos y revestimientos de hormigón están expuestos a diferentes factores que pueden alterar sus propiedades de forma negativa.

De la misma forma que ocurre con otros materiales empleados en el sector de la construcción, el hormigón está expuesto a cambios bruscos de temperatura entre los que cabe destacar la humedad y las altas temperaturas. Los efectos que estos cambios producen en el hormigón producen que este material de contraiga o se expanda, según la carga que soporte la estructura o el punto de apoyo, pueden llegar deformar el hormigón o a crear grietas en él.

Cuando el resultado de estas alteraciones de temperatura y humedad afectan al hormigón, produciendo grietas, que no deben resultar demasiado preocupante, a no ser que, por las grietas que tiene el hormigón se llegue a colar el agua y pueda llegar a deteriorar la estructura de hierro, sustento del hormigón, y que puede generar un derrumbamiento de la estructura.

Con el objetivo de que esto no suceda, y con la meta de mejorar siempre, una empresa holandesa, comenzó a investigar en un proyecto que llegará a conseguir que el hormigón se reparará de forma autónoma.

Este tipo de compuesto, que ayuda al hormigón a recomponerse de forma autónoma, está compuesto por un aglomerante, el cemento, un elemento que sirve de relleno como la grava o la arena y determinados aditivos. En el caso del hormigón autoreparable los aditivos que encontramos en su composición son: calcio, nitrógeno, fósforo y bacterias, que resulta ser el más sorprendente de todos.

Estas bacterias son empaquetadas en unas cápsulas que se aplican a las grietas y se encargan de alimentar al lactato de calcio, uno de los componentes de este hormigón, que al unirse con estas baterías se produce una reacción química que consigue solidificar las grietas, haciendo que estés queden rellenas.

  • Archivos