Fetasa. Expertos en pavimentos, revestimientos y restauración
Restauración monumental. aplicaciones para piedra, mármol, madera, hormigón, etc.
Revestimientos de suelos deportivos. Rehabilitación de pistas.
Revestimientos de suelos de parking. Formulaciones sintéticas para garajes.
Fetasa. Expertos en pavimentos, revestimientos y restauración
Fetasa
Expertos en pavimentos,
revestimientos y restauración.
Restauración monumental. aplicaciones para piedra, mármol, madera, hormigón, etc.
Restauración
monumental

Aplicaciones para piedra,
mármol, madera, hormigón, etc.
Revestimientos de suelos deportivos. Rehabilitación de pistas.
Revestimientos de
suelos deportivos

Rehabilitación de pistas.

Revestimientos de suelos de parking. Formulaciones sintéticas para garajes.
Revestimientos de
suelos de parking

Formulaciones sintéticas
para garajes.
previous arrow
next arrow

El hormigón auto-reparable

El hormigón auto-reparable

9th mayo, 2016

Al igual que ocurre con otros materiales de construcción, con los cambios de temperatura y humedad el hormigón se contrae y expande y dependiendo de la carga que soporte y las condiciones de apoyo puede deformarse y aparecer alguna que otra grieta.

Normalmente, las grietas no resultan demasiado preocupantes, tan sólo cuando el paso del agua a través de esas fisuras corroe los refuerzos de hierro, dando lugar a un posible derrumbamiento. Con el objetivo, precisamente, de evitar tales sucesos y garantizar aún más la seguridad, un grupo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Delft, en Holanda, ha ideado un hormigón que se repara de forma autónoma.

Todo compuesto de hormigón está formado por un aglomerante – el cemento-, un elemento de relleno – grava o arena, entre otros-, agua y una serie de aditivos. En el caso del hormigón auto-reparable, entre estos aditivos encontramos lactato de calcio, fósforo, nitrógeno y el más sorprendente de todos: bacterias.

Los investigadores empaquetan las bacterias Genus bacillus en una serie de cápsulas que son aplicados a las grietas. Éstas se alimentan del lactato de calcio presente en el hormigón y la reacción química que producen crea caliza solidificada e insoluble que rellena las grietas. El hormigón ya ha sido probado en los Países Bajos.

  • Archivos