Fetasa. Expertos en pavimentos, revestimientos y restauración
Restauración monumental. aplicaciones para piedra, mármol, madera, hormigón, etc.
Revestimientos de suelos deportivos. Rehabilitación de pistas.
Revestimientos de suelos de parking. Formulaciones sintéticas para garajes.
Fetasa. Expertos en pavimentos, revestimientos y restauración
Fetasa
Expertos en pavimentos,
revestimientos y restauración.
Restauración monumental. aplicaciones para piedra, mármol, madera, hormigón, etc.
Restauración
monumental

Aplicaciones para piedra,
mármol, madera, hormigón, etc.
Revestimientos de suelos deportivos. Rehabilitación de pistas.
Revestimientos de
suelos deportivos

Rehabilitación de pistas.

Revestimientos de suelos de parking. Formulaciones sintéticas para garajes.
Revestimientos de
suelos de parking

Formulaciones sintéticas
para garajes.
previous arrow
next arrow

Diferencias entre el adhesivo, la masilla y el sellador

Diferencias entre el adhesivo, la masilla y el sellador

29th abril, 2019
Fetasa - adhesivo

En este artículo te vamos a explicar las diferencias entre el adhesivo, la masilla y el sellador. En función del material base que quieras tratar, utilizaremos un producto u otro.

El adhesivo

Un adhesivo es un material que sirve para unir dos superficies entre sí de forma fija evitando que se muevan entre sí. Los adhesivos están compuestos de materiales impregnados con una cola específica en función del material que desee pegarse. Son conocidos el Super Glue o Krazy Glue que están compuestos de sustancias hechas de cianoacrilato que crean un vínculo entre dos superficies diferentes. Debemos considerar el tipo de superficie, los materiales y el entorno para seleccionar el adhesivo correcto. Pregunta a tu distribuidor sobre las necesidades específicas de tu caso.

La masilla

La masilla se utiliza para rellenar griegas o juntas entre espacios con la intención de sellar esas zonas para el agua, polen o polvo. Incluso para aislar del ruido. Este producto suele ser utilizado para paredes y techos. Una diferencia respecto del adhesivo es que tiene cierta elasticidad para adaptarse a las dilataciones que pueden sufrir los materiales. La masilla suele comercializarse en forma de pasta húmeda o incluso en polvo al que luego se añade agua. Si la masilla obtiene una fuerte adhesión a las superficies de contacto, no se agrietará ni se separará de alguna de las paredes de la grieta.

El sellador

Por otro lado, el sellador tiene algunas propiedades que lo diferencian de la masilla, aunque habitualmente los términos sellador y masilla se utilizan indistintamente. Tanto el sellador como la masilla se aplican de la misma forma, mediante paleta o espátula o gracias a una pistola de calafateo. Sin embargo, el sellador no cuenta con la misma elasticidad que la masilla. Un sellador puede estirarse cuando se coloca bajo presión y volverá a su tamaño normal cuando se elimine esta, por lo que se considera elástico-métrico.

Pegar bien no significa simplemente que el objeto pegado recupere su aspecto anterior, sino también que le permita seguir cumpliendo su función.

Adhesivos

Los adhesivos para uso general más usados son:

– Cola universal: normalmente se fabrica con polímeros sintéticos, es indicada para muchos usos, además es barata y fácil de usar. La única contrapartida es que proporciona uniones poco resistentes y no aguanta bien el calor.
– Cianocrilatos: Son los super-glues, adhesivos en los que se produce una reacción química, en la que interviene la humedad y que consigue unir las piezas. Sus ventajas son la rapidez, que permite uniones sólidas, precisas y poco visibles. En contrapartida, las condiciones de aplicación influyen mucho en la resistencia de la unión. Además, su uso exige bastantes precauciones.
– Dos componentes: Estos productos combinan una resina (tipo epoxi) y un endurecedor. Tras mezclarse, la reacción que se produce entre los elementos le da sus propiedades de cohesión y adhesión. Con él se consiguen uniones fuertes y sólidas. Son lentos pegando, lo que por un lado es un inconveniente y, por otro, tiene la ventaja de que permite hacer correcciones.
– Multiusos: Son nuevos pegamentos de uso sencillo y sin riesgos. Aunque quizá los resultados no serán tan efectivos y/o duraderos.
– Cola de contacto. Este tipo de adhesivo en realidad está muy indicado para aplicaciones sobre amplias superficies y que no estén sometidas a fuertes tensiones (por ejemplo, láminas sobre tablero, recubrimientos en suelos…). También es un tipo de pegamento muy apto para uniones flexibles, como la suela de unos zapatos. Tiene la ventaja de que es fácil de usar, pero también tiene inconvenientes: las piezas deben coincidir desde el principio, pues luego no es posible hacer ajustes, no proporcionan uniones muy resistentes y tampoco resultan la mejor opción cuando la junta es muy visible.

Algunos consejos de uso que podemos darte para los adhesivos son:

– Cuando vaya a pegar, lea primero las instrucciones de uso.
– Asegúrese de que la superficie de contacto está limpia: agua, grasa, polvo… pueden impedir que el pegamento actúe.
– Utilice una mordaza o algo que haga presión en la unión: contribuirá a hacerla más duradera.
– No extienda el pegamento con los dedos: utilice un palito de madera, plástico…
– Cuanto más delgada sea la capa, más fuerte es la unión.
– Salvo los pegamentos universales que sean aptos para uso escolar, los adhesivos no deben ser utilizados por niños.
– Respete las precauciones básicas de seguridad. De entrada, trabaje en un local ventilado, manténgase lejos de llamas y gas y no fume mientra los usa. Es importante evitar que entren en contacto con la piel y, sobre todo, con los ojos o las mucosas.
– Extreme las precauciones cuando trabaje con cianocrilatos, pues pueden pegar la piel muy rápidamente. Si eso ocurre, use agua templada y jabón o un poco de acetona, e intente ir separando la piel sin usar elementos cortantes: el principal peligro es que se haga daño intentando limpiarse. Si cae en mucosas, párpados… no lo dude: vaya a urgencias.

Masilla

Dependiendo de para qué se emplee, podemos hacer uso de un tipo de masilla u otro.

Si lo que necesitas es tapar un agujero en la pared, te resultará muy útil emplear una masilla en formato tubo. La masilla en pasta lista al uso tiene un formato especialmente manejable y permite trabajar con precisión. Puedes utilizarla tanto en interior como en exterior y, además, seca muy rápido: en solo 15 minutos estará lista para lijar. Para obtener el resultado deseado con la aplicación de esta masilla tienes que seguir los siguientes pasos:
– Antes de comenzar la aplicación, limpia muy bien el agujero.
– Agita y amasa el tubo, corta la cánula y aplica directamente sobre el agujero.
– Con una espátula, retira el exceso de producto, y alisa la superficie. En sólo 15 minutos habrá secado, y podrás lijarlo para igualar la superficie.
– Al secar esta primera aplicación de masilla, es posible que su volumen merme y tengas que volver a repetir el proceso colocando nuevamente masilla para conseguir rellenar el agujero completamente.

Para reparar un desconchón en la pared del interior de casa, es muy importante escoger una masilla que no se agriete una vez seca. En este caso, una buena opción es, de nuevo, la masilla en pasta, que podrás utilizar directamente con la espátula desde el envase.
Es muy fácil y cómoda de usar, y se adhiere perfectamente a los materiales porosos. Sigue los siguientes pasos para realizar este tipo de reparación:
– Comienza limpiando muy bien la superficie a cubrir.
– Toma una cantidad de producto adecuada, y aplícala sobre el desconchón.
– Con la espátula, alisa la superficie a la vez que continúas aplicando.

Si tienes que cubrir una pequeña grieta en una pared interior, te recomiendamos que utilices una cinta tapagrietas. Esta cinta es una malla de fibra de vidrio con alto poder adhesivo, que hará de base para la reparación.
Siguiendo los siguientes pasos obtendrás el resultado deseado:
– Sanea la grieta, retirando los restos de material, y limpiando muy bien la superficie. Si fuera necesario, puedes ayudarte de una aspiradora.
– Pega la cinta a lo largo de la grieta, asegurándote de quede bien adherida.

A veces se necesita reparar un golpe en una superficie lacada, o que vaya a estar expuesta a la humedad o la intemperie. En ese caso, deberás usar un producto que sea apto tanto para interior como para exterior, y que se adhiera perfectamente a todo tipo de materiales, tanto porosos como no porosos como la masilla reparadora. Esta masilla está lista para usar y resiste muy bien a la humedad.
Su acabado es muy blanco, fino, duro y de alta calidad. También es adecuada para utilizarla en juntas cerámicas de baños y cocinas.
Sigue estos pasos para conocer cómo usar la masilla reparadora correctamente:
– Limpia muy bien la superficie a reparar.
– Aplica la masilla con una espátula, directamente desde el envase.
– Alisa con la misma espátula para dar el mejor acabdo posible.

Sellador

Algunas de las cosas que debes saber antes de usar un sellador son:

– Asegúrate de que el corte que le hagas a la boquilla del cartucho sea del tamaño adecuado para la superficie en la que vas a trabajar. Cada superficie es diferente y algunas pueden necesitar una boquilla con un corte más pequeño.

– Una buena firmeza al aplicar el producto y una presión constante marcan la diferencia a la hora de sellar. Así conseguirás una aplicación uniforme con un acabado impecable.

– Si la profundidad del sellado es mayor de 2 centímetros, probablemente tengas que usar un fondo de junta para rellenar el espacio que sobra. No uses más sellador para rellenar este espacio.

– No te olvides de respetar los tiempos de curado. Afortunadamente, tienen un tiempo de curación y pintado muy rápido.

– Después de aplicar el sellador, usa una herramienta de aplicación para igualar el sellado y conseguir un acabado profesional.

  • Archivos