Fetasa. Expertos en pavimentos, revestimientos y restauración
Restauración monumental. aplicaciones para piedra, mármol, madera, hormigón, etc.
Revestimientos de suelos deportivos. Rehabilitación de pistas.
Revestimientos de suelos de parking. Formulaciones sintéticas para garajes.
Fetasa. Expertos en pavimentos, revestimientos y restauración
Fetasa
Expertos en pavimentos,
revestimientos y restauración.
Restauración monumental. aplicaciones para piedra, mármol, madera, hormigón, etc.
Restauración
monumental

Aplicaciones para piedra,
mármol, madera, hormigón, etc.
Revestimientos de suelos deportivos. Rehabilitación de pistas.
Revestimientos de
suelos deportivos

Rehabilitación de pistas.

Revestimientos de suelos de parking. Formulaciones sintéticas para garajes.
Revestimientos de
suelos de parking

Formulaciones sintéticas
para garajes.
previous arrow
next arrow

¿Cuándo restaurar un monumento histórico?

¿Cuándo restaurar un monumento histórico?

26th diciembre, 2019
restauracion de monumentos historicos

La restauración de monumentos históricos cumple con el objetivo de recuperar el buen estado de un monumento cultural o arquitectónico, partiendo de una estimación de su aspecto original.

Cuando la restauración se lleva a cabo en una obra de arte, se trata de reparar los daños que ha sufrido con el fin de devolverle su belleza inicial y recuperar su valor documental.

¿Cuándo se debe restaurar un monumento?

Si un bien cultural o arquitectónico presenta un marcado y vertiginoso deterioro es cuando se debe aplicar la restauración, porque de lo contrario, se perdería. Esta acción, mejora el aspecto de los monumentos arquitectónicos y culturales para asegurar su conservación por mayor tiempo y preservar sus cualidades de patrimonio cultural.

Para que sea correcta, la restauración debe ajustarse a una serie de acciones. Debe respetar el paso del tiempo de la obra de arte o monumento, sin  adulterar su imagen auténtica o reconstruirle como nuevo.

Uno de estos factores, es priorizar la conservación a la restauración, porque se trata de una obra con un valor documental que no admite alteración. A esto, le sigue el uso de materiales semejantes a los originales, por lo que se recomienda utilizar en la restauración materiales estables y reversibles.

La restauración moderna se sitúa a mediados del siglo XVIII, tras los hallazgos arqueológicos de Pompeya y Herculano. Fue a partir de entonces, cuando empezaron a realizarse excavaciones, la consolidación y medición de los restos arquitectónicos.

Además, se hicieron estudios sobre el comportamiento físico-químico de los materiales y se realizaron experimentos con técnicas pictóricas que garantizasen la preservación de los frescos romanos. Se estudió, asimismo, la mejor manera de  conservar y dar a conocer los objetos arqueológicos, de ahí surgieron los primeros museos abiertos al público.

En Fetasa tenemos una amplia trayectoria la restauración de monumentos y nos encargamos de elaborar nuestras propias formulas en nuestro laboratorio. De este modo, aseguramos resultados efectivos, tanto en museos como en la conservación general del arte.

 

 

 

 

  • Archivos